Otorrinopediatría

Otitis

Una infección del oído es una infección de la zona media, el espacio lleno de aire detrás del tímpano que contiene los pequeños huesos vibratorios del oído.

Síntomas

Los síntomas comunes en los niños incluyen los siguientes:

  • Dolor de oído, especialmente al acostarse.
  • Jalones o tirones de una oreja.
  • Trastornos del sueño.
  • Más llanto de lo normal.
  • Inquietud.
  • Dificultad para oír o responder a los sonidos.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Fiebre de 38 °C o más.
  • Secreción de líquido del oído.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de apetito.

Causas

Las infecciones de oído son, en muchos casos, consecuencia de otra enfermedad previa —resfriado, gripe o alergia— ocasionando congestión e hinchazón de los conductos nasales, la garganta y las trompas de Eustaquio.

Complicaciones

Retrasos en el habla o en el desarrollo

Si la audición se ve afectada de manera temporal o permanente en lactantes y niños pequeños, estos pueden experimentar retrasos en el habla, en las habilidades sociales y en el desarrollo.

Propagación de la infección

Las infecciones no tratadas o que no responden bien al tratamiento pueden propagarse a los tejidos cercanos. En raras ocasiones, las infecciones graves del oído medio se propagan a otros tejidos del cráneo, incluso el cerebro o las membranas que lo rodean (meningitis).

Deterioro de la audición

La pérdida de audición leve que aparece y desaparece es bastante común con una infección de oído, pero generalmente mejora una vez que la infección desaparece. Si hay algún daño permanente en el tímpano u otras estructuras del oído medio, puede haber pérdida permanente de la audición.

Desgarro del tímpano

La mayoría de los desgarros del tímpano sanan dentro de las 72 horas. En algunos casos, se necesita una reparación quirúrgica.

¿Cuándo acudir con el especialista?

Si presenta algún síntoma de los ya mencionados, acuda a una cita con el especialista para una revisión oportuna.