Mentoplastia

La mentoplastia es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo modificar el tamaño del mentón para lograr un rostro más proporcionado y atractivo, corrigiendo asimetrías faciales congénitas o provocadas por algún accidente.

La técnica se puede realizar de diversas formas:

  • Mediante la incorporación de un implante.
  • Moviendo una parte del hueso hacia la parte interior.
  • Eliminando parte del hueso y reconstruyendo la zona.

Cabe destacar que la intervención no soluciona los problemas de mandíbula y solamente interviene en el mentón. La mentoplastia puede ser de aumento o de reducción y se realiza tanto en hombres como mujeres

La mentoplastia no soluciona problemas de mandíbula, ya que solamente interviene en el mentón.

¿Por qué se realiza?

Su objetivo es equilibrar la apariencia de la cara, haciendo el mentón más largo y grande comparado con la nariz. Las personas que tienen barbillas pequeñas o retraídas pero que presentan una mordida normal, son los mejores candidatos para este tipo de cirugía.

La mentoplastia logra crear un perfil más armónico al paciente y en algunas ocasiones se acompaña con una rinoplastia, generando un perfil global adecuado con proporciones armónicas en su conjunto. En definitiva, logra un mentón más definido, un perfil armónico, una disminución de la papada, una cicatriz imperceptible, apariencia simétrica y natural, entre otros.

¿En qué consiste?

Dependiendo del objetivo de la intervención, se aplica la técnica más adecuada para cada paciente. Si se requiere corregir la forma del mentón o darle un aspecto más definido y armónico, se usa la implantación de una prótesis de mentón, la infiltración de tejido graso del propio paciente o el adelantamiento de una parte del hueso de la mandíbula. Si la deformidad del mentón es muy acentuada será necesario efectuar un lijado o una sección del hueso (osteotomía) a través de una incisión dentro de la boca.