Blefaroplastia

La blefaroplastia consiste en la reparación de párpados caídos, los cuales se estiran conforme se envejece, eliminando el exceso de grasa; piel y músculo que los sostienen.

¿Por qué se realiza?

La blefaroplastia es recomendada cuando se tienen los párpados flácidos o caídos y, además, dificultan la visión. La blefaroplastia de los párpados superiores e inferiores puede darles a los ojos una apariencia más joven y alerta.

La blefaroplastia puede ser una opción si presentas las siguientes características:

  • Bolsas o flacidez en los párpados superiores
  • Exceso de piel en los párpados superiores que interfieren con la visión periférica
  • Exceso de piel en los párpados inferiores
  • Bolsas debajo de los ojos

Puedes realizarte la blefaroplastia al mismo tiempo que te realizas otro procedimiento, como un levantamiento de cejas, un estiramiento facial o un rejuvenecimiento cutáneo.

¿En qué consiste?

Si te sometes a una cirugía de párpados tanto superiores como inferiores, el cirujano por lo general comenzará trabajando con los párpados superiores. Hará un corte a lo largo del pliegue del párpado, retirará parte del exceso de piel, músculo y, posiblemente, grasa, y luego cerrará el corte.

¿En qué consiste?

Si te sometes a una cirugía de párpados tanto superiores como inferiores, el cirujano por lo general comenzará trabajando con los párpados superiores. Hará un corte a lo largo del pliegue del párpado, retirará parte del exceso de piel, músculo y, posiblemente, grasa, y luego cerrará el corte.

En el párpado inferior, el cirujano hará un corte justo debajo de las pestañas en el pliegue natural del ojo o dentro del párpado inferior. Retirará o redistribuirá el exceso de grasa, músculo y piel flácida, y cerrará el corte.

Si el párpado superior cae cerca de la pupila, el cirujano puede hacer una blefaroplastia con un procedimiento denominado «ptosis palpebral» que proporciona soporte adicional al músculo de la ceja.